27/08/2019 | Bienestar

Tener las piernas cansadas e hinchadas y los tobillos inflamados es un problema que trae de cabeza a muchas personas, sobre todo en verano debido a las altas temperaturas. Provoca molestias, ya que suele ir acompañado de hormigueos, calambres, hinchazón e incluso dolor en las extremidades. Si te sientes reflejado con estos síntomas… ¡no te pierdas las claves para combatirlos!

BEBE AGUA

Recomendamos beber 2 litros de agua al día. Si te cuesta hacerlo, prueba con las infusiones frías y los zumos de frutas ricas en bioflavonoides como arándanos, ciruelas, manzanas, naranjas o  fresas, que podrás adquirir en nuestra sección de frutería y verdulería.

 

CUIDA TU ALIMENTACIÓN

Una alimentación equilibrada, rica en frutas y verduras y baja en sal, es fundamental para evitar la retención de líquidos y sentir las piernas más ligeras. Además, la falta de proteínas favorece la retención de líquidos, por lo que debes incluirlas comiendo pescado y carnes magras, preferiblemente pescado azul y carne de ave.

 

INCORPORA VITAMINA B6

La vitamina B6 es importante, entre otras muchas propiedades, para evitar la retención de líquidos, ya que es uno de los factores que interviene en la regulación del sodio. Para introducirla en tu dieta te recomendamos elaborar recetas incluyendo pescados como el salmón, las sardinas, el atún, el bonito, el besugo o la trucha.

 

NO ABUSES DEL SOL

Debes evitar la exposición al sol durante largos periodos de tiempo y en las horas centrales del día, ya que tiene un efecto vasodilatador sobre los capilares sanguíneos, lo que dificulta todavía más la circulación y favorece la deshidratación.

 

PRUEBA LAS DUCHAS DE AGUA FRÍA

Al llegar a casa con las piernas hinchadas, aplícate chorros de dos minutos con agua fría en cada pierna para ayudar a estimular la circulación. Hazlo siempre aplicando el chorro desde los pies hacia arriba y deja secar al aire para prolongar el estímulo del agua fría.

 

 

MASAJEA TUS PIERNAS

Aprovecha el momento de la ducha para masajear tus piernas con una manopla o una esponja: además de exfoliar la piel, favoreces la circulación de la sangre. También puedes aplicar geles fríos que contribuyan a evitar la sensación de piernas cansadas.

 

PONLAS EN ALTO

Coloca uno o varios cojines bajo los pies para elevar las piernas unos centímetros. Tenerlas en alto ayuda a que la sangre circule correctamente, favorece el retorno venoso y se alivia esa sensación de pesadez e hinchazón.

¡ACTÍVATE!

Ya sea en la playa, en la piscina o en la oficina, pasar demasiadas horas sentado o en la misma posición no es recomendable para nuestras piernas.  Levántate cada dos horas y practica ejercicio de forma regular para activar la circulación sanguínea. Un paseo diario es una opción muy saludable.

 

 

 

 

Actualidad en Ahorramas

Descubre actualidad

Cuídate

Descubre cuídate