14/01/2020 | Bienestar

¿Sabías que la relación entre las emociones y la salud física está directamente ligada y demostrada? De hecho, la prevención de patologías crónicas relacionadas con estrés y ansiedad comienzan por el analásis del estilo de vida. Una alimentación poco equilibrada, el consumo de alcohol y tabaco y la falta de ejercicio son indicadores de una mala salud, no solo física, sino también emocional.

 

Entre tus propósitos de año nuevo no puede faltar el más importante: cuidarse. Así que te damos una serie de pautas para lograr ese bienestar emocional tan necesario:

 

Aprender a comer

No hablamos de hacer dieta, sino de llevar una alimentación basada en la combinación correcta de los alimentos y en aprender a reconocer el verdadero apetito,  aplicando el mindfulness a la comida, para distinguir entre hambre física y emocional. Para ello, un truco que recomiendan los expertos es apuntar en un diario lo que comes, cuánta cantidad y en qué momento, y apuntar también cómo te sientes en cada ocasión. Esto te permite descubrir patrones establecidos que puedes evitar, como comer cuando estás triste o nervioso.

Dormir bien

¿Sabías que 1 de cada 4 personas en España tiene dificultad para dormir? Es un problema que afecta a nuestro rendimiento físico pero también a nuestro bienestar emocional. Puede derivarse de situaciones de ansiedad y estrés o de hábitos inadecuados, como cenar demasiado antes de irse a la cama o llevar una vida sedentaria. Algunas claves que pueden ayudarte a dormir mejor son: realizar actividad física regularmente, cenar de forma ligera 1ó 2 horas antes de irte a la cama, controlar la luz y temperatura de la habitación para que no interfieran en el sueño, intentar irte a dormir siempre a la misma hora y evitar las sustancias estimulantes como el alcohol y la nicotina.

 

Practicar ejercicio

La relación cuerpo-mente es tan estrecha que el hecho de practicar algún deporte puede ayudarte a liberar tensiones, mejorar la autoestima y estabilizar el estado de ánimo, aliviando y controlando la ansiedad y la depresión. En este sentido, los expertos señalan que los mejores ejercicios son los aeróbicos, como la natación, correr, caminar, pasear en bici… Además, las actividades relajantantes como el yoga también pueden ayudarte a liberar endorfinas y a contrarrestar los efectos del estrés.

Fomentar las relaciones sociales

Somos seres sociales. Esto quiere decir que necesitamos fomentar nuestras relaciones sociales, tener amistades y estar abiertos a conocer gente. Si nos aislamos y evitamos las relaciones con otras personas, podemos caer en riesgo de depresión. Por ello, es fundamental pasar tiempo de calidad con las personas que nos importan para mejorar nuestra salud emocional. Otra de las claves es huír de las relaciones tóxicas, que nos pueden producir ansiedad.

 

Controlar y gestionar el estrés

En ocasiones, nuestra rutina laboral y personal se ve interrumpida por un mal compañero: el estrés. El problema viene cuando persiste en el tiempo, llegando a producir agotamiento, pérdida de rendimiento y trastornos de la salud física  y mental. Ante esta situación tenemos que actuar controlando nuestros pensamientos, emociones y conductas. ¿Cómo? Generando pensamientos positivos, reconociendo las emociones negativas para dejarlas marchar y compartiéndolas. Pero no todo está en la mente, el cuerpo también ayuda. Practicar ejercicio, comer sano y dormir bien son claves para contrarrestan los niveles elevados de adrenalina y crear un estado de bienestar.

Actualidad en Ahorramas

  • Ahorramas reabre su tienda de la calle Antracita en Madrid
    24/09/2021
  • Ahorramas reabre su tienda en Madrid
    22/09/2021
  • La uva de mesa embolsada del Vinalopó: una fruta única que...
    21/09/2021
  • Consejos de seguridad alimentaria
    De la cocina a tu oficina: Recomendaciones para consumir tu comida...
    19/09/2021
  • Ahorramas colabora con la AECC en ‘La compra de tu...
    17/09/2021
  • Ahorramas abre una nueva tienda en Villaverde
    16/09/2021
Descubre actualidad

Cuídate

Descubre cuídate